Tu Rincón

PRUEBAS DE HABILIDAD


El Orfanato era para nosotros como un reflejo de la vida misma. Si tenemos en cuenta que nos pasábamos gran parte de nuestro tiempo dentro del recinto, entenderéis que teníamos que buscarmos la vida y estar siempre con la escopeta cargada y preparados para no ser víctimas de una de las muchas bromas que estoy seguro que TODOS hemos pasado o por lo menos hemos visto como otros pasaban, (para regocijo de los demás).

Recuerdo una de estas situaciones, que si bien no la ví personalmente, me consta de que es verdad.

A la entrada del comedor, dos compañeros se preparan para ver si pica un tercero. Se trataba de chico muy fuerte físicamente, pero de pocos luces como se demostró en este caso.

Los dos Ganchos se colocaron uno frente al otro. El primero con los dos brazos extendidos hacia delante de forma paralela. El segundo (con los ojos cerrados), muy rápidamente subía y bajaba su brazo derecho por entre los brazos extendidos del chico que tenía enfrente.

En este momento llega el "pardillo" y como no podía ser de otra manera pregunta:

-Sufridor.- (Con curiosidad).- "¿Qué hacéis?"

-Gancho 1.- (Enfadado).- "¡ Vaya, joder ! , ya me perdí "

-Gancho 2.- (Rápidamente).- "Es una prueba de habilidad y resistencia"

-Gancho 1.- (Sigue enfadado).- "¡Con lo bien que iba!"

-Gancho 2.- "Se trata de pasar el brazo por entre los míos, lo más rápido que puedas, pero con los ojos cerrados"

-Gancho 1.- (Haciéndose el interesante).- "El récord lo tengo yo en 150 veces"

-Sufridor.- (Como que no tiene importancia y dándoselas de fuerte).- " Vaya pijada. Eso está chupao"

-Gancho 1.- (Defendiendo su récord).- "Si hombre, a ver si te crees que es fácil".

-Gancho 2.- (Cogiendo al sufridor).- "Anda ponte tú; a ver si superas a este".

El Gancho 2 se sitúa frente al sufridor con los brazos extendidos y le insta a que pase su brazo por entre los suyos unas cuantas veces para tomar las referencias.

-Gancho 2.- (De forma definitiva).- "¡Venga!; ya está bien de pruebas; ahora de verdad. Pero ten cuenta que no puedes tocar los mis brazos. Yo voy contando las veces que llevas".

El Sufridor, (siempre con los ojos cerrados), comienza a subir y bajar el brazo de forma frenética, como queriendo pulverizar el supuesto récord del Gancho 1. Mientras tanto el Gancho 2 le va dando ánimos:

-Gancho 2.- (Animando).- "¡Más rápido! Que ya llevas treinta.

-Gancho 2.- (Sigue animando).- "¡Cincuenta, cincuenta!.

En este momento los dos ganchos se van de la escena, suben al comedor y se asoman por una ventana situada a muy poca distancia y justo por encima de la zona de los hechos. Desde allí pueden ver al Sufridor. Éste no se percata de nada, y permanece con los ojos cerrados dando brazadas al aire.

Desde la ventana los Ganchos siguen animando al Sufridor y le van diciendo las veces que lleva:

-Gancho 2.- "¡ Ciento cuarenta !, venga que casi lo tienes".

La gente que pasa por la escena se sorprende de ver a un tipo dando brazadas al aire, pero enseguida se da cuenta de la situación y se suman a ella voceando y contando a coro:

-Gente.- "¡Ciento sesenta, sesenta y una, sesenta y dos......!!.

-Gancho 1 y 2.- "¡Récord, récord!.

La escena resulta de los más cómica, el Sufridor sudando la gota gordo, pero cada vez más rápido y más animado por el público espontáneo, los Ganchos riendo a mandíbula partida, y la gente riéndose, a más no poder, mientras vitorean al nuevo recordman.

Posteriormente, el Sufridor lejos de reconocer que había caído en la broma le dijo a uno de los Ganchos:

-Sufridor.- "¿Qué te crees, que no lo sabía?, lo que pasa es que os seguí el rollo.