El Fundoma negocia con Bienestar Social el alquiler de pabellones para residencias de mayores.

La Fundación Docente de Mineros Asturianos (Fundoma) negocia con la Consejería de Bienestar Social y Vivienda el alquiler de parte de sus instalaciones para habilitarlas como residencias para personas mayores y discapacitados. El proyecto, que forma parte del plan de futuro de la institución, fue aprobado la semana pasada en la reunión de su patronato. La fundación deberá correr con los gastos de rehabilitación de tres pabellones de las instalaciones de la falda del Naranco para adecuarlas a los fines residenciales y sociales que establezca la consejería, según explicó su gerente, Dimas Suárez.

Bienestar Social será la encargada de desarrollar los proyectos técnicos y la fundación, su financiación

Cuantificación pendiente

El acuerdo no está cerrado, como indicaron fuentes de la consejería. Sin embargo, la semana pasada varios técnicos de la Administración regional "visitaron los equipamientos para examinar las estructuras, tabiques y necesidades de los pabellones". Aún falta cuantificar las inversiones necesarias para habilitar las instalaciones. Una vez establecido, la fundación fijará "el canon que cobrará a la consejería por su uso", explicó Suárez.

Tampoco se ha determinado por cuánto tiempo se alquilarán las residencias. Suárez, sin embargo, ha precisado que "se trata de un proyecto a largo plazo, que garantizará la viabilidad de la fundación".

El Fundoma pretende consolidar los derechos de los beneficiarios de la fundación, los hijos de mineros, y ampliarlos a los nuevos usos de las instalaciones. El patronato ha aprobado "pactar" con la consejería "dar preferencia" a los mineros y familiares en primer grado a la hora de acceder a las futuras residencias.

Primero, vender

El alquiler de los pabellones es una de las líneas de actuación que seguirá la fundación. Además, mantendrá las residencia estudiantil, tanto de enseñanzas medias como universitarias; se adecuará otro de los pabellones para proyectos de cooperación y albergue; y habilitará un último edificio residencial, que podría destinarse a la asociación para personas con discapacitados físicas Aspaym. Proyectos,que se desarrollarán en fases y para los que será necesario obtener financiación, a través de la venta de los terrenos de la fundación en Prados de la Fuente, explicó Suárez. Las inversiones podrían rondar los "seis millones de euros".

Como adelantó este periódico, el Fundoma venderá 15.000 metros cuadrados edificables en esta zona. Hasta el día 17, la fundación mantiene un plazo de información pública. A partir de esta fecha, abrirá un periodo de un mes para la presentación de ofertas.