El juez rechaza el primer caso de despido en el Fundoma.

La sentencia lo considera improcedente por causas "económicas y organizativas" La defensa cree que el fallo "cierra la puerta" a nuevas bajas laborales I. GONZÁLEZ/OVIEDO

La crisis que atraviesa la Fundación Docente de Mineros Asturianos (Fundoma) ha comenzado a hacer mella en los trabajadores, que esperan un plan de futuro comprometido desde hace años, pero que no llega. La incertidumbre sobre el futuro de la fundación y el de sus 47 empleados propició un encierro en marzo del año pasado.

Las bajas de las que alertaba el comité de empresa llegaron. El Fundoma comunicó el despido, "por causas económicas y organizativas", del médico de la fundación el pasado 21 de julio. El afectado presentó recurso ante los tribunales, que han fallado a favor del trabajador, el pasado 29 de diciembre.

La sentencia de la magistrada del juzgado de lo Social número 1 señala improcedente el despido al considerar que no se cumplen las causas económicas, técnicas, organizativas o de producción que contribuyan a superar una situación negativa de la empresa o a garantizar su viabilidad y empleo en el futuro.

El abogado de la defensa, Juan Muñiz, considera que la sentencia "es muy importante" para el futuro de los empleados de la fundación. "De haber ganado, el Fundoma tendría la puerta abierta para alegar causas objetivas en el despido del resto de trabajadores. Esa puerta ahora está cerrada", concluye.

Los motivos

La sentencia estima que, aunque la extinción laboral favorece los intereses empresariales de mejorar su situación como estipula la ley, no pueden considerarse en este caso por tres motivos. El primero, "no consta que el empleo del trabajador produjese un desequilibrio a la empresa, que debe seguir ofreciendo un servicio de asistencia médica".

La magistrada recuerda que existe un compromiso firmado entre el Patronato del Fundoma y los representantes sindicales que garantiza el empleo de la plantilla hasta que se elabore un plan de futuro para la fundación. La sentencia estima la "vigencia" de dicho compromiso, dado que hasta la fecha tal plan aún no se ha confeccionado.

Por último, afirma que el intento del Fundoma de solventar los problemas de tesorería y organización derivados de la pérdida de alumnado afecta "a un sólo trabajador, y precisamente a quien realiza menor jornada (5 horas a la semana) y ahorra menos costes. Sin embargo, no lo hace a quienes desarrollan funciones docentes auxiliares o administrativas.

La sentencia considera como hechos probados la disminución de alumnos en el centro, que ha pasado de 203 en 1999 a 42 en 2004. También, que el presupuesto de 2004 estipula unas pérdidas de 161.468 euros.